Lenguaje administrativo claro

El proceso de escritura VI

Corregir el texto

autor: Área de Lenguaje Administrativo, Marzo 21, 2017

Has escrito un texto, y te dispones a corregirlo antes de su envío o publicación.

La corrección es una parte fundamental del proceso de redacción de un texto; de hecho, todo el esfuerzo empleado en escribir un texto puede derivar en fracaso, de no revisarlo adecuadamente. Pero, además, la corrección requiere un esfuerzo continuo a lo largo de todo el proceso de escritura, no solo al final.

En efecto, cualquier momento resulta propicio para mejorar nuestro texto. Para ello, te proporcionamos los siguientes consejos:

Una vez escrito el texto, déjalo “descansar” un par de días

En el momento en el que das por finalizada la redacción de un texto, este suele parecer claro, comprensible y adecuado. Sin embargo, al releerlo pasado un tiempo, es probable que te surjan dudas o detectes contradicciones.

Ten en cuenta que cuanto más tiempo transcurra entre la redacción y la corrección, tanto más efectiva será la detección de los eerrores.

Léelo en voz alta

Lee el texto en voz alta para fijar tu atención en cada palabra del contenido. Puede ser que de esta manera “oigamos” errores que hasta el momento no habíamos “visto”.

Contrástalo con otra persona

Una vez corregido el texto, te recomendamos solicitar la opinión de una persona con un perfil similar al de tu público objetivo.

Reescribe toda frase que no se entienda a la primera

Si al leer el texto en voz alta detectas que el lector se traba en una frase, reescríbela. A menudo un texto no se entiende porque no está escrito adecuadamente.

No te fíes solo de los correctores automáticos

No hay duda de que los errores gramaticales, ortográficos o de redacción dificultan la lectura. Para corregirlos, un corrector ortográfico te puede ayudar. Sin embargo, no olvides que el corrector se limita a analizar el texto superficialmente y corrige sólo los errores más graves, sin analizar el contenido ni el modo en que se ha organizado.

Revisa bien los textos una vez explorados por el corrector. Para ello, ten siempre a mano diccionarios y libros de gramática a los que acudir en caso de duda; tampoco olvides los múltiples recursos que proporciona Internet.

No consideres nada válido sin antes comprobarlo

Además de errores gramaticales, con frecuencia cometemos errores relacionados con el contenido. Comprueba que cada contenido sea adecuado, y, además, verifica siempre que las referencias y las denominaciones sean correctas.

No pierdas de vista los pequeños detalles

Aunque puede parecer contradictorio, los errores más obvios son los que más inadvertidos pasan. En ese sentido, te recomendamos revisar atentamente elementos tales como los títulos, los números, el nombre de los meses, las horas, las fechas…; en suma, los pequeños detalles, porque constituyen la fuente de los errores más frecuentes.

Valora el texto desde el punto de vista del lector

Te has situado en el lugar del lector durante el proceso de redacción del texto; y en esta fase de corrección, también has de analizar lo escrito desde su perspectiva.

Analiza la posibilidad de abreviar el texto

Abreviar los textos siempre redunda en una lectura más fácil y eficaz. Ese criterio te ha acompañado durante todo el proceso de redacción, y también ha de estar presente durante la etapa de corrección.

Si se trata de un texto para pantalla, examina también otros elementos específicos

Existen características específicas que deben tenerse en cuenta al revisar un texto para pantalla: el objetivo, el diseño y la organización de la página web.

Sé coherente

A la hora de corregir un texto, a menudo habrás de sopesar pros y contras antes de tomar una decisión. No cambies una y otra vez de criterio de corrección, y mantén la coherencia a lo largo de todo el texto.

Ten en cuenta que no todos los textos precisan la misma corrección

Cuanto más largo sea el texto, más complicada y necesaria será su corrección. Asimismo, la complejidad del contenido de los textos es muy variable. Está claro que no es lo mismo corregir el anuncio de un curso que la descripción del proceso que un ciudadano ha de seguir para llevar a cabo un trámite.

No existe un texto perfecto

Sé aplicado a la hora de corregir el texto, pero recuerda que no existe un texto perfecto. Si al de un tiempo revisaras un texto que acabas de corregir, probablemente realizarías nuevos cambios.

 
“No tengas miedo a la perfección, nunca la alcanzarás”. Salvador Dalí.

 

Información legal © 2009 · Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco

Euskadi, bien común