Saltar al contenido principal

Qué hacer si tu texto es demasiado largo para la pantalla

autor: Begoña Ayerdi, 

Si el texto que has escrito para la pantalla te parece demasiado largo, puedes adecuarlo a la web de varias formas.

Según algunas investigaciones (Redshaw, 2003; Franco, 2008), un texto adecuado para leer en pantalla debe contener unas 500 palabras (abre en nueva ventana) y ocupar un tercio o la mitad de un folio escrito a doble espacio. En cualquier caso, no tiene mucho sentido establecer criterios de longitud, dado que, por un lado, todos los contenidos son distintos, y, por otro, la longitud es solo uno de los criterios que deben tenerse en cuenta a la hora de llevar un texto a la pantalla.

Elegir el modo de presentación en pantalla

En primer lugar, ten en cuenta que un texto web puede leerse de dos maneras: en la propia página o descargándolo. Por ello, antes de nada, pregúntate cuál es el modo en que quieres que se lea tu texto y, en función de tu respuesta, elige cómo presentarlo en pantalla.

Por un lado, la estructura de la web nos brinda el hipertexto como la herramienta perfecta para ofrecer gran cantidad de información mediante textos breves. Su uso posibilita presentar los temas esenciales en la web principal y trasladar la información más detallada a otras páginas vinculadas. La clave de su eficacia radica en dividir adecuadamente el texto.

¿Cómo dividir un texto en varias páginas web? 

Por otro lado, en ocasiones no es posible dividir el texto en distintas páginas debido a las características de su contenido. Por ejemplo, cuando los temas desarrollados se relacionan tan estrechamente que podríamos decir que forman un bloque, lo más conveniente puede ser publicarlo en una única página web, aun en el caso de un texto largo, ya que preferimos que se lea íntegramente y sin interrupciones.

En estos casos, con algunos ajustes en la presentación del texto facilitarás su lectura:

- Aplicar doble espacio entre párrafos.

- No utilizar la sangría al comienzo del párrafo.

- Emplear listas (abre en nueva ventana).

- Destacar con negrita el contenido relevante.

- Insertar intertítulos para definir la estructura del contenido.

Se trata de ajustes aplicables a cualquier tipo de texto.

Por último, tal vez decidas ofrecer el texto a modo de archivo adjunto para que el lector pueda descargárselo. Si escoges esta opción, no olvides escribir en la página web un resumen del contenido. Uno de los errores más extendidos en la red consiste precisamente en ofrecer páginas que incluyen solo un título y un archivo para descargar.

Abreviar el texto

Sea cual sea su modo de lectura, debemos redactar el texto de la manera más clara, práctica y breve posible.

A mayor extensión del texto, mayor necesidad de abreviarlo.

En este punto, queremos recalcar tres tareas fundamentales:

1. Detecta y elimina la información superflua

Lee tu texto y contesta a la siguiente pregunta: ¿Es realmente necesario todo lo que has escrito?

En todos los textos existen elementos que pueden eliminarse:

- Citas, pasajes o párrafos «flojos» que no guardan relación con el tema.

- Repeticiones.

- Transiciones utilizadas para explicar la información precedente (sin embargo, algunas veces resulta conveniente ofrecer un texto breve para describir el contexto).

- Afirmaciones no fundamentadas en pruebas.

- Discursos innecesarios: por ejemplo, mensajes de bienvenida, mensajes para identificar vínculos o instrucciones que pueden eliminarse gracias a un diseño apropiado de la interfaz.

2. Vigila la longitud de los párrafos (abre en nueva ventana)

3. Haz un esfuerzo por abreviar las frases

- Detecta las frases que contengan una puntuación compleja y numerosos conectores; analiza cómo dividir la frase en secciones más breves; o plantéate qué opciones posibilitan rehacer las frases para simplificarlas:

Conlleva la necesidad de una mayor madurez y una mayor capacitación en quienes realizan la contratación para cumplir los distintos objetivos, como por ejemplo para que definan mejor sus requisitos y gestionen adecuadamente después los plazos y costes del proyecto correspondiente, además de las prestaciones y la calidad de sus resultados.

adibide egokiaConlleva la necesidad de una mayor madurez y capacitación en quienes realizan la contratación con un doble objetivo: que definan mejor sus requisitos y que gestionen adecuadamente los plazos y costes de cada proyecto, las prestaciones y la calidad de sus resultados.

- Utiliza el estilo verbal en vez del estilo nominal; es decir, en lugar de emplear perífrasis compuestas por un sustantivo acompañado de un verbo débil, “extrae” la acción del sustantivo y transpórtalo a un verbo significativo:

Mediante la presente, se le concede autorización para hacer uso del dispositivo e introducir las modificaciones pertinentes.

adibide egokiaMediante esta notificación, se le autoriza a utilizar el dispositivo y a modificarlo adecuadamente.

- Elige siempre el término más concreto y no te pierdas en abstracciones. Ganarás brevedad y el texto será más comprensible:

Realizando una consideración conclusiva de todo lo anterior…

adibide egokiaEn resumen…

- Descarta las palabras o estructuras usadas para recalcar nuestra honestidad: completamente, de verdad, de veras, etc. No son necesarias.

- Elimina los adjetivos y adverbios que hayas utilizado con demasiada frecuencia.

 
 
La tarea de cortar y eliminar elementos del texto debe efectuarse por fases. Después de cada tentativa, conviene comprobar si ha surgido algún vacío de información.
 
 
 
En próximos artículos desarrollaremos en mayor profundidad algunos de los temas apuntados en este post. 
Si deseas más información sobre este tema: Comunicación electrónica. Propuestas para mejorar la calidad de los textos en pantalla (PDF, 12,2 MB).
Euskadi, bien común